Continuando con la serie Décadas, los dejo con la austera y elegante moda de los años 40´s. Estos años son marcados por el fin de la Segunda Guerra Mundial y está en su apogeo la Guerra de Vietnam, esto influye en todos los aspectos de la vida de ese entonces y por supuesto, la moda también se ve afectada o modificada.

Aunque en el resto del mundo la moda de las mujeres era austera y poco femenina, todo lo contrario pasaba en Paris, donde las mujeres se negaban a perder su título de las mejores vestidas. Ostentosos trajes con telas no tan finas, hacían que las mujeres brillaran sobre el resto que vestían ropas sencillas y cómodas, manteniendo su distinción incluso, durante la guerra donde las telas eran de baja calidad. Peinados extravagantes y zapatos toscos y pesados, era lo que resaltaba de todo el look, ya que en ambos casos no se podía bajar la calidad de los materiales.

 

La revolución de la moda llegó con Christian Dior en el año 1947 donde, las formas femeninas volvieron a tomar auge. Dior, diseñador poco conocido en ese entonces, llegó a cambiar la moda europea y más tarde la del resto del mundo.

Sus diseños eran aspiracionales, eran lo que la gente quería ser y buscaba.  Después de una guerra y vivir épocas tan difíciles y de tanta escases, la gente aspiraba a más, a lucir diferente y elegante. Sus trajes de alta calidad y finos, se destacaban por ser ceñidos al cuerpo con cintura apretada y faldas largas y anchas.  En Estados Unidos lo llamaron El Nuevo Look logrando una gran aceptación en corto tiempo. Aunque la ropa era de alto precio para lo que estaban acostumbrados, eso no impidió  que Dior fuera uno de los diseñadores más reconocidos e importantes de todos los tiempos.

 

 

Dentro del mundo del espectáculo Rita Hayworth (Octubre 17, 1918- Mayo 14, 1987) de origen Newyorkino, con padres españoles y dedicados a la danza. Margarita Carmen Cansino, su verdadero nombre, comienza estudiando baile, la cual la lleva a ser descubierta por los estudios Fox. Debutando a la edad de 16 años, en el filme Dante’s Inferno (1935), pero no fue hasta que la Warner BROS. la contrata y le diera un papel protagónico junto a Fred Astaire en la película You´ll Never Get Rich, donde Hayworth brillo con lo que mejor sabia hacer que era el baile, este film marca su consolidación total como actriz y bailarina en 1941.

De cara y cuerpo perfecto, con un look sofisticado y glamoroso, marcaba su paso por donde iba, el cabello castaño claro y ondulado, a la altura de los hombros; labios rojos y pestañas rizadas le daba ese toque sexy que las mujeres buscaban.

Aunque muchos críticos la tachaban de no ser muy buena actriz pero sí una gran bailarina, Rita Hayworth era catalogada como una mujer de gran personalidad y todo un símbolo sexual.